“QUIMERA”. acrílicos,  maderas , spray y papel de periódico sobre muro de piedra. mural realizado en el Estudio-Taller de Tio Rod (la Rodriguera), Murieta-Navarra. 2013-14.

dragoia

 

Durante todo este año pasado y principios de 2014,  en diferentes sesiones distantes entre sí,  he ido pintando este mural en el Laboratorio de Tío Rod. Muestro aquí el resultado y algunas imágenes de su proceso.

Desde un principio me supuso un reto el poder pintar sobre una superficie totalmente anárquica como es un muro de piedra y en un espacio que ya de por sí está cargado de un ambiente  mágico, muy personal, quizás por ello sensual…es cómo una cueva cálida, un lugar de reunión y creación, de camaradería. Un espacio dónde el Tiempo se puede detener.

Hay que subir las escaleras para descubrirlo.

En su proceso descubrí el PINTAR POR PINTAR, gracias sobre todo a la superficie del muro. Comencé disfrutando de la pintura,dejándome llevar por los colores y las piedras, por las vigas de madera…llegué a sentirme un artista pintando en la pared de una cueva, cazando el instante, bailando junto a las notas que salían del saxofón de Tío Rod. Un ambiente muy envolvente, la oscuridad, la candela de la estufa, la música…muy básico y primitivo.

Difícil en tiempos de muchas capas.

Después de varias sesiones descubrí un DRAGÓN en la pintura y varios personajes. Fue cuando dejé el azar y comencé a elaborar esta figura mitológica. Me dije…“quieres textura, te voy a dar textura”

Fui pegando pequeñas maderitas de colores encima de la piedra con una pistola de silicona, recubriéndolas con papel de periódico y cola blanca para darles cohesión, con la idea de que el DRAGÓN saliera de la superficie, bruto.

Una vez recubierta toda la silueta decidí pintarla de blanco y pinceladas rojas, como si fueran escamas, intentando darle fuerza expresiva. Parece que una de las figuras quiere alcanzarlo, otras huyen hacia la luz, hacia la ventana, con miedo, o escondidos tras una máscara. La figura que quiere abrazarlo sabe que debe persistir en su esfuerzo, siguiendo lo que le dicta su corazón e  intentar domar su fuerza por mucho que le queme y sienta en algunas ocasiones muchas dudas. Es consciente que la luz del exterior le puede cegar y distraer. Su tarea consiste en dar caza a la QUIMERA, a su SUEÑO. Solamente cuando la atrape , podrá tener la independencia interior necesaria para lidiar con lo que hay afuera.

Curiosamente, a base de caerse una y otra vez, ha aprendido que la única manera de atraparla es a través del desapego.

Y la confianza.

Desapego y confianza que le llevan también en numerosas ocasiones a salir fuera de su refugio para descubrir lo que hay.

El acto creativo puede ser una liberación, pero también una condena.

 

 

mural proceso

Anuncios

2 comentarios en “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s